jueves, 26 de enero de 2012

EL SUSTANTIVO

Antes de comenzar a hablar del sustantivo quiero mostrarte una historia. Procede del libro sagrado de cristianos y judíos, la Biblia, y narra la creación del mundo por parte de Dios.


Pero no es en la narración del origen del mundo, recreada en estos hermosos dibujos animados, en lo que quiero que te fijes, sino en lo que ocurre una vez que el hombre es creado: Dios lo ve muy solo y decirle darle la compañía de toda clase de animales. A continuación, "el hombre dio un nombre a cada uno de ellos".
En esa frase se recoge perfectamente la noción de nombre, o sustantivo: se denomina así a aquella palabra que sirve para designar personas, animales o cosas.
Por lo tanto, niño, señor y cartero son sustantivos, por cuanto que designan a personas. León, jirafa y lagartija también lo son, ya que sirven para denominar animales.
Y lo mismo se puede ejemplificar con las cosas, pero déjame recordarte antes un pequeño detalle: no todas las "cosas" de las que hablamos se perciben por los sentidos. El aire se huele, la mesa se ve y se toca, la bocina de un coche se oye, pero en cambio el amor, la felicidad o la envidia ni se ven, ni se oyen, ni se tocan, ni se huelen... Por eso decimos que hay "cosas" concretas (que se ven, se oyen...) y "cosas" abstractas (que ni se ven, ni se oyen...). Por ello, los sustantivos se dividen en sustantivos concretos y sustantivos abstractos.
Todo lo dicho hasta ahora hace referencia al significado de los nombres: tipo de palabra que sirve para designar... Pero también se puede caracterizar el sustantivo atendiendo a la función que realiza dentro de la oración, función que estudiaremos más detenidamente al tratar la sintaxis. Quédate a este respecto con una idea fundamental: el sustantivo es aquella palabra cuya función consiste en ser núcleo de un sintagma nominal.
Para facilitar su estudio y descripción los diferentes nombres se agrupan de diversas maneras: nombres comunes y propios, concretos y abstractos, individuales y colectivos, contables e incontables. Estas clasificaciones son muy importantes ya que, por ejemplo, la distinción entre nombres contables e incontables es fundamental para el buen uso del idioma inglés (¿recuerdas los usos de some / any?).
No olvides, aunque casi da vergüenza recordártelo, que los sustantivos en español tienen género (son masculinos o femeninos) y número (son singulares o plurales).
Existen multitud de páginas en internet donde puedes ampliar y repasar los contenidos de tu libro de texto. Para no marearte te recomiendo una excelente página que ya conocerás si frecuentas Con la lengua por montera. Se trata del blog Apuntes de lengua, elaborado por el profesor José Hernández. Para acceder a la entrada que trata el sustantivo pincha en el enlace que te dejo a continuación:
Y recuerda: ¡poner nombre a las cosas es algo que distingue al ser humano de todos los demás seres de la creación!

No hay comentarios:

Publicar un comentario